Sábado, 27 May 2017
Ultimas noticias
Casa » Ex director del FBI acepta testificar públicamente

Ex director del FBI acepta testificar públicamente

20 May 2017

También sus partidiarios se han quejado de la filtración de datos en el Gobierno de Trump, cuyo propósito es "socavar" al presidente.

Expertos ven como muy remota la posibilidad que Trump pierda su cargo por un juicio político en el Congreso.

La bolsa de Tokio cerró con caídas por el desplome de la divisa estadounidense, sin que el anuncio de las buenas cifras de crecimiento en Japón permitieran revertir la tendencia.

El Departamento de Justicia designó esta semana un fiscal especial para investigar las relaciones del equipo de campaña de Trump con Rusia, a la que se acusa de injerencia en las elecciones de 2016.

En un comunicado, Trump comentó que "una investigación exhaustiva confirmará lo que ya sabemos: no hubo colusión entre mi campaña y una entidad extranjera".

El presidente partió tras haber negado fervientemente que su campaña colaboró con Rusia o que él trató de frenar una pesquisa del FBI sobre el asunto.

Si la investigación del fiscal especial comprueba que el presidente intentó obstruir a la justicia, Muller podría poner en una situación bastante complicada al presidente Trump.

El fiscal general Rod Rosenstein llega al Capitolio, en Washington.

Para esa responsabilidad fue escogido el abogado Robert Mueller, quien fue director del FBI por más de una década (entre 2001 y 2013) después de los atentados perpetrados en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001.

Cuando se le preguntó si solicitó al destituido jefe del FBI James Comey abandonar la investigación sobre el ex asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, Trump respondió: "No. No, Siguiente pregunta".

El vicepresidente del Comité, el demócrata Mark Warner, añadió que Comey, despedido por sorpresa la semana pasada, "merece la oportunidad de contar su versión" de los hechos. Una Presidencia condenada desde su inicio a la incredulidad por los posibles nexos entre Trump y Rusia para desacreditar a Hillary Clinton y con ello ocupar la Casa Blanca.

La reunión entre Trump y los funcionarios rusos también fue objeto de controversia, al revelarse que Trump había compartido información clasificada suministrada por Israel.

De acuerdo a las fuentes, esas discusiones se enfocaron en reparar las relaciones económicas entre Estados Unidos y Rusia tras las sanciones económicas impuestas durante el gobierno de Obama, en la cooperación en la lucha contra el grupo Estado islámico en Siria, y en la contención de una China más agresiva.

Ex director del FBI acepta testificar públicamente