Jueves, 29 Junio 2017
Ultimas noticias
Casa » La maldición que persigue a Nueva Zelanda en la Copa

La maldición que persigue a Nueva Zelanda en la Copa

18 Junio 2017

El juego tuvo lugar en el estadio de San Petesburgo, que contó con una ceremonia de inauguración corta en las que incluyó algunas palabras del presidente ruso Vladimir Putín, para dar la apertura Oficial a la Confederaciones.

Tras ser apeados en la primera etapa del Mundial de Brasil y la Eurocopa de Francia, los rusos salieron enrabietados y en los primeros quince minutos dispusieron ya de varias claras ocasiones de gol.

Dos minutos posteriormente otro futbolista neozelandés, Smith, despejó cuando el balón se colaba en la puerta tras un disparo de Poloz que había superado la salida del zaguero visitante.

Recibió un balón largo, encaró a Marinovic y al intentar regatearle cayó al entrar en contacto con el guardameta, en lo que pareció más una simulación que una pena máxima. O al menos ya se jugó el primer partido, porque los encuentros más atractivos recién se disputarán este domingo.

"No tenemos el potencial de nuestro rivales, pero realmente tenemos un buen equipo y mucha confianza en nosotros mismos", señaló el entrenador de Nueva Zelanda, Anthony Hudson, cuya selección persigue una primera victoria en la cuarta participación en este torneo.

Los rusos mantuvieron el dominio par el complemento y generaron diversas acciones de gol, pero que fueron mal definidas o que el guardameta Marinovic salvó de manera importante.

Rusia. - Igor Akinfeev, Yuri Zhirkov, Fedor Kudriashov, Viktor Vasin, Georgy Dzhikiya, Alexander Samedov, Denis Glushakov, Alexandr Golovin, Aleksandr Erokhin (Dmitry Tarasov, 77), Dmitry Poloz (Alexsandr Bukharov, 64) y Fedor Smolov (Alexey Miranchuk, 90). DT.

El equipo europeo se impuso con tantos de Michael Boxall en contra y Fyodor Smolov a los 31 minutos del primer tiempo y 24 del segundo, respectivamente. Fue finalmente 2-0, suficiente para que los jugadores rusos recibieran la ovación del público y Putin pudiera dejar el campo con una sonrisa. Pero en el reluciente estadio de San Petersburgo, lo locales evidenciaron problemas para definir adelante, incluso frente a la errática zaga de los "All Whites".